Áticos.

Ah, los áticos, tan seductores… merece la pena combatir el calor y el frío para disfrutar de la singularidad de estas viviendas que, casi siempre, proporcionan una calidad de vida  que convierte en auténticos privilegiados a sus habitantes. Una terraza con vistas de patios ajardinados, una visión de terrados variopintos o vistas al mar desde una colina rodeada de barrios urbanos son réditos de vivir en las alturas.

Bienaventurados/as los que viven en un ático porque ello/as poseerán los cielos (aunque no tengan ascensor).

Puede ver  un artículo relacionado haciendo clic aquí.