El comercio tradicional, expulsado de las áreas más comerciales de Barcelona.

Efectivamente, tal y como refleja la noticia aparecida en la prensa digital estos días, las tiendas de toda la vida lo tienen complicado si quieren mantenerse – por no decir ya conquistar- los espacios como Portal de l’Àngel, donde actualmente quién puede  pagar los precios de los alquileres son las multinacionales.

La ley del mercado no conoce la bondad de mantener comercios centenarios, mantener familias y crear cohesión y tejido social y, poco a poco, van cerrando las tiendas clásicas, sustituidas por gigantes que incluso adquieren todo un inmueble entero, como en más de un caso en Portal de l’Àngel y otros lugares representativos.

Ver artículo completo en viaempresa.cat